La comunidad en España

Hacia el año 1980, Hervé-Marie Catta, invitado a una Asamblea Nacional de la R.Carismática en Madrid, habla por primera vez de la Comunidad Emmanuel de Francia, de la que él forma parte, y que cuenta por entonces con unos 500 miembros.
Impresionados por su testimonio, algunas personas de Cataluña y Bilbao asisten por vez primera (julio, 1982) a una de las Sesiones Internacionales organizadas en Paray-le-Monial (Francia), lugar que representa el centro de la espiritualidad de la Comunidad Emmanuel.

En 1983, un numeroso grupo de españoles participa en una Sesión Internacional para Responsables de la RenovaciónCarismática, organizada en Paray-le-Monial por la Comunidad Emmanuel. Algunos volverán a otras sesiones los años sucesivos, marcados por esta fuerte experiencia.
Una joven de Bilbao (Raquel) y otra de Valladolid (Asun), descubren mutuamente, un poco más tarde, en un retiro de la R. Carismática, que la experiencia espiritual que les ha marcado tanto, la han vivido por separado en Paray-le-Monial, conservando ambas en su corazón el deseo profundo de poder proseguirla. A partir de entonces, un vínculo espiritual fuerte nace entre ellas y un contacto epistolar se establece, así como varios encuentros con otros españoles marcados igualmente por la experiencia espiritual de Paray.

En Bilbao, se organiza un primer retiro en julio de 1984, para un pequeño grupo de jóvenes que, desde su viaje a Paray, se sienten atraídos por la espiritualidad de la Comunidad Emmanuel. Dos jóvenes franceses vienen a animar ese encuentro, uno de ellos, el futuro P. Yves Le Saux (actual obispo de Le Mans).

En agosto, tras la sesión de Paray en la que participan, otro joven francés de la Comunidad Emmanuel, Jacques Benoît-Gonin, (actual obispo de Beauvais), acompaña a los españoles en su viaje de vuelta a Bilbao. Organiza con ellos, en esa ocasión, una reunión de oración y les introduce al canto en polifonía, uno de los dones destacados de su Comunidad.

Comienza a reunirse semanalmente en Bilbao este grupo de ocho a diez jóvenes.
La Comunidad Emmanuel organiza, a finales de ese mes, un Encuentro de Formación a la Vida Comunitaria en el Tibidabo (Barcelona), para todas las personas que se sienten interpeladas. Participan también el grupo de jóvenes de Bilbao.
En septiembre de ese mismo año, vuelven a Bilbao Yves y otra joven francesa, para ayudar a comenzar allí la primera “maisonnée” (“fraternidad”). Los jóvenes seguirán reuniéndose semanalmente en “maisonnée” y comenzarán a participar regularmente en los Encuentros Comunitarios mensuales de Barcelona, apoyados por los hermanos franceses.
En ocasiones, algunos responsables de la Comunidad de Francia vendrán a estos retiros para acoger la entrada como postulantes de la Comunidad, de los hermanos españoles.

En 1986, tres jóvenes de Bilbao (Raquel entre ellas) marchan unos meses a la recién nacida Escuela Internacional de Evangelización de Paris, iniciativa de la Comunidad Emmanuel para jóvenes cristianos deseosos de profundizar su fe durante un año.

La Comunidad Emmanuel comienza de manera oficial en España en 1986.
Una joven de Bilbao (Raquel) se traslada a Barcelona para vivir la experiencia comunitaria en “maisonnée” residencial con una francesa ( Marguerite Puig) Otra joven francesa (Isabelle Roche), vendrá de manera “itinerante”, un fin de semana cada quince días, durante algún tiempo, para compartir fraternalmente y afianzar con ellas esta primera experiencia en España.

Las personas que se vinculan de manera estable con la Comunidad Emmanuel en España en esta primera etapa, son todas de Cataluña, salvo una de Bilbao y otra de Valladolid. Ambas acuden a los encuentros comunitarios de esta región y dan los primeros pasos en la Comunidad en Barcelona.
La Comunidad Emmanuel comienza en Castilla varios años después, tras el paso por la Escuela de Evangelización de Paray-le-Monial de dos jóvenes de una parroquia de Valladolid, que descubrirán la Comunidad y entrarán en ella durante ese año de formación en Francia. Otros los seguirán los años siguientes. A su vuelta a España, decididos a continuar la experiencia vivida, un año de encuentros fraternales y de oración cotidiana ante el Santísimo hará cuajar en ellos, y en torno a ellos, la llamada a la Comunidad en un primer grupo de siete hermanos.

El primer Retiro Comunitario de Castilla tuvo lugar el 20-21 de febrero de 1993 en Valladolid. El P. Yves Le Saux y varios hermanos de la Comunidad Emmanuel de Francia, acompañaron los pasos de vinculación a la Comunidad de los hermanos españoles. En los años siguientes, una treintena de personas de la región, de todos los estados de vida, fueron acogidas en la Comunidad para discernir su llamada. Fueron designándose también varias vocaciones a la vida consagrada laica.
Pronto vio el día una fraternidad residencial de chicas.

Las fraternidades semanales no residenciales, el acompañamiento personal y los fines de semana comunitarios, con adoración nocturna y misiones de evangelización todos los meses (grupo de oración, fines de semana para jóvenes y parejas, evangelización en la calle…) fueron constituyendo el núcleo de la Comunidad en esta región.

En los años sucesivos, con el deseo de compartir y poder vivir juntos las gracias comunitarias, comenzaron a organizarse Encuentros Nacionales entre los hermanos de la Comunidad de Castilla y Cataluña.

Asunción Cabrero
Boulogne, 11/07/2013
Fuentes: Raquel Anillo y Asun Cabrero
(modificado: 23/11/14)

event_time: 
Lunes, Abril 4, 2016 - 20:00